“Lecciones para los hombres”

Hoy en la caverna, continuando con los ciclos literarios y poniendo un punto y aparte concluyendo de momento esta iniciativa, queremos compartir con todos vosotros un poema escrito por Bernardo Gómez, también conocido como “El campesino de Plasencia”. La obra ha llegado a nuestras manos gracias a un colaborador. Espero disfruten de la lectura.

Les voy a explicar señores
aunque yo no soy muy macho,
como la hice un muchacho
al aprender los valores.

Si quieres que te lo enseñe
convidame por lo alto,
que cuesta mucho quebranto
el hacer lo que uno quiere.

A los jóvenes de España
por si alguno está dormido,
no lo echen en el olvido,
se libren de las patrañas.

(estribillo)
Se libran de las patrañas
que les tienen las mujeres
si rendidas no las vieres
te pueden servir mis mañas.

Te pueden servir mis mañas
como deseo espabilarte,
te puede servir de arte
verás si te desengañas.

veras si te desengañas
con lo que te cuento aqui,
a ti te puede servir
si te aprendieras las mañas.

Al aprenderte las mañas
las consigues como quieres,
entretenidas tu las tienes
de engañarlas te das mañas

Lo verás que te conviene
el aprender a engañarlas,
les dices no sentir nada
y ya rendidas las tienes.

Ya rendidas tu las tienes
sin causarte sobresalto,
así ellas con el quebranto
siempre dispuestas las vieres.

Siempre rendidas las vieres
al parecer que no las gustas,
de su ternura disfrutas
ellas quedan para el que viene.

Se quedan para el que viene
pues si las dejas artas,
se quedan ya sosegás
y esto a ti no te conviene.

Aunque no soy muy macho
así la pude engañar,
como se quedó ella atrás
me dijo no había acabado.

Y claro yo con razón
sin pasarlo no iba a dejarla,
al tener obligación de amarla
hasta concluir el amor.

Les voy a explicar señores
sin serme mucho quebranto,
sin causarme sobresalto
la ilusión de las mujeres.

La ilusión de las mujeres
has de desear aprender,
para pintar te ha de valer
como tu mismo prefieres.

Como tu mismo prefieres
esto te puede valer,
si me tomas parecer
lo verás que te conviene.

El campesino: Sólo para hombres.

Las mujeres todas son
muy pesadas por demás,
como se quedan paradas
hasta sentir el amor.

Si tu eres un poco previsto
las puedes scar candela,
con lo tuyo las consuelas
y debes estar previsto.

Como has sido previsto
tú te has dado algo deprisa,
se la puedes pegar de lista
sin sentir el regocijo.

Al dejarla con la gana
ella te pide que repitas,
como puedes ir con vista
tú le dices si te paga.

Y al estar con la ilusión
procuras tu que no se enfríe,
como ella te sonríe
tu la coges la ocasión.

Y lo verás tu que accede
como esta con el agrado,
lo que la pidas le has sacado
por si a ti no te apetece.

Yo lo se por experiencia
como me pasó con una,
aunque ella era tuna
así la enseñe la ciencia.

Yo al tener bastante gana
como me dí algo de prisa
al ver que me daba risa
me dijo que continuara.

Como deseo serles nobles
les indico la lección.

Pero si me quedo parado
como a ella no la llegaba,
y me hubo suplicado.

Que ni siquiera con el baile
como no le había llegado
como era de mi agrado
hasta que ella pudo saciarse.

Que les sirva de lección
por supuesto a algunos hombres.

   “El campesino de Plasencia”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s